Lo que elija comer en esta etapa y la cantidad de ejercicio que haga, puede asegurarle una buena salud actual y en la vejez.

Esta etapa de su vida es un momento crítico para definir su salud futura adoptando hábitos de alimentación saludable, y estilos de vida activos.

La alimentación debe ser equilibrada y el ejercicio constante, diríamos una rutina diaria más, como la de lavarse los dientes.

Elija alimentos y cocciones saludables. Procure convertirlos en una prioridad, sobre todo, si cena o almuerza fuera de casa. No coma en exceso y comparta platos fuertes.


Algunas diferencias entre sexos:

El hombre supera en masa muscular a la mujer, con lo cuál su metabolismo es mayor y requerirá entonces más calorías. Por esta causa, requiere más proteínas.

La mujer, en cambio, solo necesitará más calorías a partir del segundo trimestre del embarazo, o durante la lactancia. En esas situaciones fisiológicas el folato, el calcio y el hierro son vitales para recuperar y mantener su salud.

Por lo demás, se recomienda a ambos, consumir variadas frutas frescas, verduras, evitar las grasas saturadas, beber alcohol con moderación, controlar el estrés, no fumar, priorizar el ejercicio y mantener un peso saludable.